El rol de la partera en un parto en casa

La partera representa la figura femenina con experiencia que viene a aportar calma y saber a la futura mamá.

La partera representa la figura femenina con experiencia que viene a aportar calma y saber a la futura mamá. En el parto natural y en el parto en casa, la obstétrica o partera cobra un lugar muy especial, ya que justamente se define como aquella persona habilitada para la atención de embarazos, partos y puerperios normales.

La relación de la madre y la partera

Cuando la mamá ha decidido junto con su familia que el parto se desarrollará en su casa, la relación con la partera se va estableciendo desde los primeros meses del embarazo con esta premisa: llegar juntas a conocerse para alcanzar lo que la mujer embarazada ha logrado ir definiendo como un parto ideal. La relación se profundiza en las últimas semanas en las que se transmiten los detalles de lo que será el trabajo de parto.

Trabajo de parto con una partera

Cuando la futura mamá siente las primeras contracciones se lo comunica a la partera quien acude a la casa una vez que la mujer siente que llegó la hora de requerir su compañía, sin duda, cuando el trabajo previo ha comenzado.

La partera se mantiene en constante comunicación con el obstetra para tenerlo al tanto de cuándo su presencia será requerida en la casa. En el momento en que empiecen los primeros dolores fuertes, será la partera quien recordará a la parturienta, cuál era su plan ideal, cuáles eran sus sueños para este momento, cuáles eran los pasos acordados en relación a respiración, relajación y actitud. Luego, la ayudará a explorar las herramientas para poder hacerlo posible.

Para que un parto en casa cumpla con las condiciones ideales, la partera elegida debe tener el don de la sensibilidad, la empatía y la apertura suficientes como para entender que cada parto y cada mujer son diferentes.

El éxito de esta mujer que en épocas pasadas se conocía como “matrona”, depende sobre todo de su habilidad para poner sus propios recursos a favor de un parto saludable.

Te puede interesar

Reconoce el trabajo de parto

Según los textos médicos, el trabajo de parto tiene tres etapas: La primera etapa implica la dilatación total, o apertura, del cuello uterino, el músculo entre el

¿Cuáles son las etapas del trabajo de parto?

Según los textos médicos, el trabajo de parto tiene tres etapas: La primera etapa implica la dilatación total, o apertura, del cuello uterino, el músculo entre el útero y el canal de parto. En la segunda etapa del parto, el bebé es expulsado del útero a través del cérvix y del canal del parto. En la tercera etapa, se expulsa la placenta.

Estas tres etapas no suelen reflejar las experiencias personales de trabajo de parto de las mujeres: el pre-parto es la primera y más larga etapa, generalmente tarda mucho más que la intensa experiencia de la segunda etapa. La tercera etapa es a menudo un desenfoque, toda la atención está puesta en el nuevo bebé y no en lo que está sucediendo con el cuerpo de la madre.

Desde el punto de vista médico se toma como comienzo del trabajo de parto a una dilatación del cuello uterino de 2-3cm con contracciones de buena calidad (intensas, que duren de 40 a 70 segundos y que se produzcan con una frecuencia de 3 o más veces en 10 minutos).

Pre parto

En las últimas semanas de tu embarazo, antes de que tu bebé esté listo para nacer, las hormonas activarán tu cuerpo para que empieces a prepararte para dar a luz.

La experiencia del parto y del pre-parto será diferente para cada mujer, sin embargo, aquí están algunas señales que indican que el parto puede comenzar en los próximos días o en las próximas semanas. Estas señales pueden ocurrir en cualquier orden durante unas pocas semanas, días o incluso horas por lo que podrías no notarlas.

Síntomas frecuentes antes del trabajo de parto

  • El compromiso, también llamado aligeramiento: Antes de que empiece el parto, tu bebé se instalará profundamente en la pelvis, aliviando la acidez estomacal y la presión en tus pulmones por lo que se te facilitará la respiración. Sin embargo, el bebé presionará la vejiga por lo que es posible que sientas que necesitas orinar con más frecuencia.
  • El aumento de la presión sobre los nervios cercanos y los vasos sanguíneos suele causar calambres en las piernas e hinchazón en los pies y  tobillos. Mantén tus piernas elevadas tanto como sea posible y descansa sobre el lado izquierdo para ayudar a reducir la inflamación de los pies. El personal médico encargado de la atención del parto evalúa el espacio que la cabeza del bebé ha ocupado mediante la ubicación de la parte superior de la cabeza en relación con dos proyecciones óseas en el centro de la pelvis.
  • Anidamiento / explosión de energía: Hacia el final del embarazo habrá días en que te sentirás tan incómoda e hinchada que no querrás salir de tu casa. Sin embargo, puedes despertar una mañana con un fuerte deseo de hacer limpieza, cocinar y brillar cubiertos. Trata de ser considerada con tu cuerpo, vas a necesitar toda esa energía extra durante el trabajo de parto.
  • Pérdida de peso: Algunas mujeres pueden perder hasta 500g diarios antes del parto, producto de los cambios hormonales que reducen tu retención de líquidos.
  • Dolor de espalda: Muchas mujeres reportan un dolor rítmico en la espalda que las hace sentir irritables e inquietas.
  • Síntomas del periodo: Sentimientos similares a los que usted podría experimentar poco antes de la menstruación son comunes justo antes del parto, tales como irritabilidad, dolores de cabeza o cansancio. Algunas mujeres también experimentan diarrea.
  • Show de sangre: El cuello del útero se sella durante el embarazo con un tapón de una sustancia pegajosa que puede desprenderse cuando el cuello uterino comienza a relajarse y a dilatarse. Esto puede ocurrir una semana antes del nacimiento o hasta el momento del parto. El tapón se tiñe generalmente con sangre rosada o marrón y se le llama " show">

Contracciones de "práctica" (contracciones de Braxton Hicks)

Si te estás preguntando ¿cómo comienzan las contracciones? te contamos que en las semanas antes del parto, tu útero se entrenará para el maratón que tiene por delante, comenzando con una serie de contracciones débiles, que puedes ni siquiera sentir, suelen durar unos 30 segundos y van y vienen en intervalos irregulares. Puedes experimentar el dolor del período y sentir un apretón a través de tu abdomen.

Para algunas mujeres, estas contracciones pueden ser muy dolorosas y pueden incluso mantenerlas despiertas durante la noche por lo que esta es una gran oportunidad para empezar a practicar las técnicas de relajación aprendidas en las clases prenatales y prepararse para lo real.

A medida que se aproxima la fecha planeada para el parto, (rara vez el bebé nace en esta fecha'), las contracciones de práctica suelen ocurrir más frecuentemente y ser más fuertes, a tal punto que te preguntarás: ¿éstas son las reales?

Esto se llama "trabajo de parto falso" y muchas mujeres embarazadas han aparecido en el hospital, en medio de la noche, pensando que están en trabajo de parto real, sólo para ser enviadas de vuelta a casa y a la espera.

Si no estás segura si estás en trabajo de parto real, imprime nuestro cronograma de  contracciones, toma un lápiz y un reloj y empieza a registrar tus contracciones, ¿cuán separadas están y cuánto duran?

Generalmente, las contracciones de práctica no tienen un patrón regular y a menudo desaparecen si te levantas o te mueves. Las contracciones reales se harán progresivamente más fuertes y empezarán a formar un patrón regular.

Si no estás segura, llama a tu médico o al hospital local para pedir consejo. Podría ser una falsa alarma o puedes estar en la etapa temprana del trabajo de parto.

Esperamos que con esta información te sea más fácil identificar cuando está cerca el trabajo de parto. Si tienes algún otro síntoma para identificarlo no olvides escribirlo como comentario, será de gran ayuda para futuras mamás.

Te puede interesar