10 razones para dejar de fumar en el embarazo

Los sentimientos de culpa durante la gestación llevan a la madre a fumar a escondidas, lo que provoca sentimientos de malestar y soledad que únicamente se solucionan cuando se supera la dependencia al cigarrillo

  • Tendrás menos riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo, como aborto o parto prematuro.
  • Protegerás a tu bebé de sustancias tóxicas y cancerígenas que pueden perjudicar su crecimiento.
  • Tu hijo tendrá menos probabilidades de nacer con bajo peso.
  • Tendrás más leche para amamantarlo porque el tabaco reduce la producción de la hormona prolactina que es necesaria para la producción de leche.
  • La leche estará libre de las sustancias tóxicas del humo que pueden dañar la salud de tu bebé durante muchos años.
  • Ayudarás a prevenir la muerte súbita del lactante, que afecta con mayor frecuencia a los bebés de padres fumadores.
  • Tu hijo tendrá menos riesgo de padecer asma y otros problemas respiratorios durante la infancia.
  • Tu hijo tendrá menos riesgo de tener trastornos de conducta y problemas en la escuela.
  • Contribuirás a que el tabaquismo no sea considerado algo normal haciendo menos probable que tu hijo fume cuando sea grande.
  • Disminuirás tu riesgo de morir por infarto o cáncer a temprana edad y podrás disfrutar de tu hijo durante muchos años.

Te puede interesar

2 semanas de embarazo, ahora la ovulación es la estrella

Saber cuándo la mujer comienza a ovular es importante para aquellas parejas que buscan el embarazo. Si bien la mayoría no detecta este ciclo, hay síntomas naturales y test que ayudan a calcular los días fértiles.

El embarazo y la ovulación tienen una relación muy cercana, es por eso que conocer en detalle este proceso es importante si estás buscando quedar en embarazo. Si bien la mayoría no detecta este momento del ciclo, hay síntomas naturales que te ayudarán a identificar estos días fértiles. Pero antes hablemos de las dos primeras semanas de embarazo, hablemos de la ovulación.

El ciclo de la ovulación

El óvulo liberado en la ovulación desciende por la trompa de Falopio hacia el útero. Los espermatozoides ascienden, nadando contra la corriente, hacia el óvulo. Al encontrarse se da lugar a la fertilización. Ya que la ovulación ocurre en la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente a los 14 días (de un ciclo normal de 28 días), este momento también hace parte de los primeros días de embarazo, más específicamente de la segunda semana de embarazo. Recuerda que para calibrar tu ”calculadora del embarazo” las semanas no se cuentan desde la fecundación del óvulo sino desde el inicio del último ciclo menstrual de la madre.

Después de 2 semanas de embarazo, no hay embarazo

Es fundamental que entendamos esto puesto que, para lograr el embarazo, es muy importante mantener relaciones sexuales antes de la ovulación ya que los espermatozoides, para llegar al óvulo, demoran un tiempo y la vida media del óvulo es de 24 horas, mientras que la de los espermatozoides varía de 24 a 48 horas.

La fertilización, que en general ocurre entre las 12 y las 48 horas de producida la ovulación, es el momento en que se define el sexo de tu bebé, dependiendo éste de si el espermatozoide que logra entrar al óvulo tiene carga genética masculina o femenina.

Muchas mujeres intentan conocer la fecha exacta de su ovulación para poder manejar mejor la situación. Esto se puede saber aprendiendo a identificar los siguientes síntomas de ello, aunque no sobra aclarar que su fiabilidad es variable. 

El cambio en el mucus vaginal, que se vuelve parecido a la clara del huevo, menos espeso al tacto que lo habitual. La temperatura corporal, que aumenta con la ovulación

Te puede interesar