Beneficios del yoga prenatal

La práctica de ejercicios físicos durante el embarazo te beneficiará para una mayor armonía entre tu cuerpo en constante cambio y el placer de sentir dentro a tu bebé. El yoga es una excelente opción para ambos.

La práctica de ejercicios físicos durante el embarazo te beneficiará para una mayor armonía entre tu cuerpo en constante cambio y el placer de sentir dentro a tu bebé. El yoga prenatal es una excelente opción para ambos.

Uno de los ejercicios durante el embarazo más recomendados son los ejercicios de yoga, ya que es una actividad que pone especial atención en la meditación, la elongación y en la respiración.

Beneficios del yoga prenatal

  • Te revitaliza, ayudándote a reducir el cansancio.
  • Tonifica tus músculos y da mayor flexibilidad a tus articulaciones.
  • Ciertas asanas (posturas) te preparan la fisiología para el momento del parto.
  • Mejora tu circulación, lo que reducirá la hinchazón o los calambres en las piernas
  • Te ayudará a mantener el peso y disminuirá la probabilidad de formación de estrías.
  • Te mejorará la postura evitando las lumbalgias (dolor en la parte inferior o lumbar de la espalda).
  • La práctica de la respiración te será de mucha ayuda durante el embarazo y sobre todo durante el parto, brindándote mayor seguridad y confianza.
  • Te ayudará a calmar la ansiedad y los miedos naturales a través de la meditación.

Te puede interesar

¿Por qué se presenta la infección vaginal en el embarazo?

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH vaginal. Por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias.

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH de la mujer, por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias, es decir, de una infección vaginal en el embarazo.

El embarazo representa un período de cambios para toda mujer. Es una etapa en la que todo se modifica. Desde las variaciones más perceptibles como la ansiedad y el aumento de peso hasta alteraciones del organismo poco conocidas, como las infecciones vaginales.

El papel de las hormonas y la infección vaginal en el embarazo

Durante los 9 meses de gestación, el nivel de hormonas femeninas cambia y afecta directamente al pH del área genital. En lo cotidiano, el pH de la zona vulvar es ácido e inferior al de otras partes del cuerpo, y se sitúa en un rango de 3.8 a 4.2, con la finalidad de impedir el crecimiento de bacterias.

Durante el embarazo la futura mamá protagoniza diversos cambios hormonales que comprometen directamente la capa protectora ácida. De esta manera, la variación a un pH mayor a 4.2 puede alterar el equilibrio en detrimento de la flora habitual, lo que deja espacio a la proliferación de gérmenes patógenos. Por esta razón, los 9 meses de gestación representan una de las etapas más vulnerables de la mujer para adquirir infecciones del tracto ginecológico.

Cómo protegerse de una infección vaginal en el embarazo

Es necesario que toda mamá tome cuidados especiales para mantener su zona íntima limpia y protegida durante esta importante etapa de la vida.

Entre las principales recomendaciones se encuentran:

  • Usar ropa interior de algodón.
  • No utilizar ropa muy ajustada o de materiales sintéticos.
  • Lavar la ropa interior con jabón de barra y enjuague, sin dejar residuos.
  • Lavar la zona íntima con un jabón especial con pH ácido que limpie, hidrate y ayude a prevenir infecciones del área vulvoperineal.
  • No se recomienda utilizar desodorantes íntimos, talcos, aromatizantes ni sales de baño o burbujas.
  • Evitar traumatismos de la región genital como el rasurado, la depilación o fricción.
  • Si se observan cambios en el flujo vaginal, prurito, ardor o mal olor, no automedicarse y consultar al ginecólogo u obstetra.

Te puede interesar