Bienestar durante el embarazo

Cuidarse en el embarazo

Así como hay distintas de maneras de cuidarse físicamente durante el embarazo (dieta y el ejercicio), también hay maneras de cuidarte mental y emocionalmente.

Aquí, además de ser consciente de tus expectativas, es útil reflexionar sobre otros factores de tu vida que puedan causar estrés y/o tener un impacto negativo. También puede ser útil identificar dónde y cómo puedes aumentar los aspectos positivos, tal vez mediante redes de apoyo u otros servicios. Esto puede incluir, por ejemplo, estar al tanto de los profesionales de la salud con los que te sentirías cómoda y segura para obtener información o asesoramiento, identificar amigos y familiares que sientas que puedes confiar o servicios en a los que puedas acudir en caso de necesitar apoyo adicional.

Otra manera como puedes cuidar de ti misma durante el embarazo es siendo consciente de los cambios de tu estado de ánimo. A menudo somos conscientes de los cambios físicos que le están ocurriendo a nuestros cuerpos, pero nos olvidamos del impacto mental que estos pueden tener sobre nosotras.

Para esto, es bueno informarse sobre condiciones como la depresión y la ansiedad que comúnmente ocurren en el embarazo. Aprender sobre los signos y síntomas comunes puede ayudarte a identificar qué buscar y qué hablar con tu profesional de la salud. Recuerda que cuanto más rápido busques ayuda, más rápido podrás recuperarte.

Estar bien no es sólo lo mejor para ti mientras te preparas para convertirte en mamá, sino también lo es para tu bebé y para tu pareja.

Para obtener consejos y estrategias sobre cómo mantenerse bien durante el embarazo visita COPE: Centro de Excelencia Perinatal.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar