Estrías y embarazo: ¿cómo combatirlas?

Las estrías son un problema frecuente durante el embarazo. Con cremas y masajes, se puede combatir su presencia en el abdomen, pecho, caderas y muslos.

Las estrías son un problema frecuente durante el embarazo. Con cremas y masajes, se puede combatir su presencia en el abdomen, pecho, caderas y muslos. Que las estrías y el embarazo son perturben esta etapa tan especial.

Durante la gestación del bebé, el cuerpo de la futura mamá sufre muchas transformaciones, tanto por los cambios hormonales como por el aumento de peso. Entre los cambios estéticos se destaca la aparición de estrías que, en su mayoría, desaparecen después del parto.

Estrías y embarazo: ¿qué son las marcas en la piel?

Las estrías se producen al romperse las fibras de elastina de la dermis. Si bien hay pieles más resistentes que otras, el aumento del volumen abdominal por causa del embarazo facilita la aparición de estas marcas en la piel. Estos son algunos puntos que debes tener en cuenta para combatir este mal:

La hidratación

Desde que se confirma el embarazo es importante mantener la piel:

  • Nutrida
  • Hidratada
  • Elástica

Entre las cremas hidratantes que se recomiendan en este período se destacan aquellas que tienen esencias naturales portadoras de vitamina A y E.

Otro punto que se debe tener en cuenta es la alimentación, ya que es muy importante a la hora de mantener la piel en buenas condiciones.

Los masajes en el embarazo

Lo ideal es colocar las cremas dos veces al día, por ejemplo, a la mañana y a la noche. Se recomienda hacerlo con movimientos ascendentes y circulares. También es bueno hacerla penetrar presionando suavemente con los dedos.

Después del parto

Por lo general, las estrías se presentan como líneas rojizas o rosadas y, cuando ya son más antiguas, alcanzan un color blanco. Estas marcas no suelen borrarse una vez que aparecen, pero existen maneras de disimular su presencia a través de algunos tratamientos.

Según el color y gravedad de las estrías, el médico especialista decidirá qué procedimiento es mejor. Las opciones vigentes actúan de la siguiente manera:

  • Estimulando las células productoras de pigmento
  • Restaurando la elasticidad de la piel y estimulando la producción de colágeno.

No olvides tomar estos consejos como parte de tu rutina. Si practicas esto frecuentemente verás los resultados pronto y podrás ser una embarazada y sexy.

Te puede interesar

2 semanas de embarazo, ahora la ovulación es la estrella

Saber cuándo la mujer comienza a ovular es importante para aquellas parejas que buscan el embarazo. Si bien la mayoría no detecta este ciclo, hay síntomas naturales y test que ayudan a calcular los días fértiles.

El embarazo y la ovulación tienen una relación muy cercana, es por eso que conocer en detalle este proceso es importante si estás buscando quedar en embarazo. Si bien la mayoría no detecta este momento del ciclo, hay síntomas naturales que te ayudarán a identificar estos días fértiles. Pero antes hablemos de las dos primeras semanas de embarazo, hablemos de la ovulación.

El ciclo de la ovulación

El óvulo liberado en la ovulación desciende por la trompa de Falopio hacia el útero. Los espermatozoides ascienden, nadando contra la corriente, hacia el óvulo. Al encontrarse se da lugar a la fertilización. Ya que la ovulación ocurre en la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente a los 14 días (de un ciclo normal de 28 días), este momento también hace parte de los primeros días de embarazo, más específicamente de la segunda semana de embarazo. Recuerda que para calibrar tu ”calculadora del embarazo” las semanas no se cuentan desde la fecundación del óvulo sino desde el inicio del último ciclo menstrual de la madre.

Después de 2 semanas de embarazo, no hay embarazo

Es fundamental que entendamos esto puesto que, para lograr el embarazo, es muy importante mantener relaciones sexuales antes de la ovulación ya que los espermatozoides, para llegar al óvulo, demoran un tiempo y la vida media del óvulo es de 24 horas, mientras que la de los espermatozoides varía de 24 a 48 horas.

La fertilización, que en general ocurre entre las 12 y las 48 horas de producida la ovulación, es el momento en que se define el sexo de tu bebé, dependiendo éste de si el espermatozoide que logra entrar al óvulo tiene carga genética masculina o femenina.

Muchas mujeres intentan conocer la fecha exacta de su ovulación para poder manejar mejor la situación. Esto se puede saber aprendiendo a identificar los siguientes síntomas de ello, aunque no sobra aclarar que su fiabilidad es variable. 

El cambio en el mucus vaginal, que se vuelve parecido a la clara del huevo, menos espeso al tacto que lo habitual. La temperatura corporal, que aumenta con la ovulación

Te puede interesar