12 semana de embarazo: Las primeras imágenes de tu bebé

¡Felicitaciones! Llegaste al final del tercer mes de gestación. Entras en la época en que disminuyen las chances de que pierdas tu embarazo por causas propias del mismo.

¡Felicitaciones! la 12 semana de embarazo es significado de que llegaste al final del tercer mes de gestación. Entras en la época en que disminuyen las chances de que pierdas tu embarazo por causas propias del mismo.

Gracias a la ecografía, el embarazo que ha venido siendo una realidad física para ti también se convierte en una realidad para tu pareja y familia al poder ver a tu bebé en imágenes.

Cambios de tu cuerpo en la 12 semana de embarazo:

  • Puede que presentes un aumento de peso en el embarazo entre 2 y 5 kg.
  • El tamaño de tu útero aumentó y ahora es palpable por arriba del hueso del pubis. Ya muchos reconocen tu embarazo al verte.
  • Ahora la acidez y la digestión son efectos secundarios comunes del embarazo.
  • Evita las comidas grasosas y dormí con varias almohadas para evitar la sensación de reflujo.

Cambios de tu bebé:

  • Tu bebé mide aproximadamente 6 centímetros.
  • Tiene el sistema urinario trabajando acorde a su tiempo de maduración.
  • Podrás ver que sus uñas siguen creciendo y que definitivamente ya parece un bebé, aunque su cabeza aún mantiene una proporción mayor que en el recién nacido.
  • Ya los lóbulos y los párpados están totalmente formados.
  • Su cerebro ha evolucionado tanto que hasta puede transmitir señales.
  • El pequeño tiene tiempo de vigilia y sueño.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo embrionario son ocasionalmente diferentes en cada mujer,

Te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.


Te puede interesar

¿Por qué se presenta la infección vaginal en el embarazo?

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH vaginal. Por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias.

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH de la mujer, por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias, es decir, de una infección vaginal en el embarazo.

El embarazo representa un período de cambios para toda mujer. Es una etapa en la que todo se modifica. Desde las variaciones más perceptibles como la ansiedad y el aumento de peso hasta alteraciones del organismo poco conocidas, como las infecciones vaginales.

El papel de las hormonas y la infección vaginal en el embarazo

Durante los 9 meses de gestación, el nivel de hormonas femeninas cambia y afecta directamente al pH del área genital. En lo cotidiano, el pH de la zona vulvar es ácido e inferior al de otras partes del cuerpo, y se sitúa en un rango de 3.8 a 4.2, con la finalidad de impedir el crecimiento de bacterias.

Durante el embarazo la futura mamá protagoniza diversos cambios hormonales que comprometen directamente la capa protectora ácida. De esta manera, la variación a un pH mayor a 4.2 puede alterar el equilibrio en detrimento de la flora habitual, lo que deja espacio a la proliferación de gérmenes patógenos. Por esta razón, los 9 meses de gestación representan una de las etapas más vulnerables de la mujer para adquirir infecciones del tracto ginecológico.

Cómo protegerse de una infección vaginal en el embarazo

Es necesario que toda mamá tome cuidados especiales para mantener su zona íntima limpia y protegida durante esta importante etapa de la vida.

Entre las principales recomendaciones se encuentran:

  • Usar ropa interior de algodón.
  • No utilizar ropa muy ajustada o de materiales sintéticos.
  • Lavar la ropa interior con jabón de barra y enjuague, sin dejar residuos.
  • Lavar la zona íntima con un jabón especial con pH ácido que limpie, hidrate y ayude a prevenir infecciones del área vulvoperineal.
  • No se recomienda utilizar desodorantes íntimos, talcos, aromatizantes ni sales de baño o burbujas.
  • Evitar traumatismos de la región genital como el rasurado, la depilación o fricción.
  • Si se observan cambios en el flujo vaginal, prurito, ardor o mal olor, no automedicarse y consultar al ginecólogo u obstetra.

Te puede interesar