Semana 21: En la mitad del camino

En la segunda mitad de tu embarazo es una buena idea comenzar a pensar acerca del parto y charlar con tu obstetra sobre las distintas opciones.

En las 21 semanas de embarazo es una buena idea comenzar a pensar acerca del parto y charlar con tu obstetra sobre las distintas opciones.

A esta altura, seguramente el profesional te brindará asesoramiento acerca de las probabilidades que tienes de tener un parto natural o por cesárea. En el caso de que se te practique una cesárea, el nacimiento del bebé se produce mediante una incisión quirúrgica, es decir un corte, en el abdomen (panza) y útero (matriz).

En cambio, si tienes un parto normal o vaginal, la llegada de tu bebé se producirá de modo natural. No obstante, hay situaciones en que es imposible tener un parto vaginal. Entonces la cesárea será una opción más que segura para que tu bebé nazca sano.

Tu cuerpo en las 21 semanas de embarazo

Ya definitivamente se te nota. A medida que te pones más pesada, podes empezar a sentir temor por viajar.

El aumento del tamaño de tu abdomen hace además que tu piel se sienta tirante e incluso puedes notar cierta picazón leve.

Tus mamas continúan aumentando de tamaño y puede ya aparecer el calostro, aunque en general aparece más tarde.

El calostro tiene color amarillento y es un fluido esencial para las primeras horas de tu bebé luego del nacimiento, ya que le aporta la cantidad de líquido y proteínas que necesita y lo provee de anticuerpos que lo ayudan a luchar contra el batallón de gérmenes que lo esperan una vez fuera del útero.

Tu bebé en las 21 semanas de embarazo

Tu bebé mide ahora unos 20 cm. y pesa 350 a 400 grs.

La etapa de crecimiento acelerado finaliza alrededor de esta época. Seguirá creciendo aunque no al ritmo al que lo venía haciendo.

En esta etapa el pequeño desarrolla su sistema inmunológico, es decir, se forman los glóbulos blancos que son uno de los componentes más importantes de nuestro organismo.

En cuanto a los movimientos es probable que esté más activo de noche cuando estés quieta y más tranquilo en el día. Esto se debe a que el balanceo de tu abdomen por la actividad lo duerme.

Uno de los extraños movimientos que sientes en tu vientre es el hipo de tu bebé. Son sus pulmones preparándose para respirar.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

2 semanas de embarazo, ahora la ovulación es la estrella

Saber cuándo la mujer comienza a ovular es importante para aquellas parejas que buscan el embarazo. Si bien la mayoría no detecta este ciclo, hay síntomas naturales y test que ayudan a calcular los días fértiles.

El embarazo y la ovulación tienen una relación muy cercana, es por eso que conocer en detalle este proceso es importante si estás buscando quedar en embarazo. Si bien la mayoría no detecta este momento del ciclo, hay síntomas naturales que te ayudarán a identificar estos días fértiles. Pero antes hablemos de las dos primeras semanas de embarazo, hablemos de la ovulación.

El ciclo de la ovulación

El óvulo liberado en la ovulación desciende por la trompa de Falopio hacia el útero. Los espermatozoides ascienden, nadando contra la corriente, hacia el óvulo. Al encontrarse se da lugar a la fertilización. Ya que la ovulación ocurre en la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente a los 14 días (de un ciclo normal de 28 días), este momento también hace parte de los primeros días de embarazo, más específicamente de la segunda semana de embarazo. Recuerda que para calibrar tu ”calculadora del embarazo” las semanas no se cuentan desde la fecundación del óvulo sino desde el inicio del último ciclo menstrual de la madre.

Después de 2 semanas de embarazo, no hay embarazo

Es fundamental que entendamos esto puesto que, para lograr el embarazo, es muy importante mantener relaciones sexuales antes de la ovulación ya que los espermatozoides, para llegar al óvulo, demoran un tiempo y la vida media del óvulo es de 24 horas, mientras que la de los espermatozoides varía de 24 a 48 horas.

La fertilización, que en general ocurre entre las 12 y las 48 horas de producida la ovulación, es el momento en que se define el sexo de tu bebé, dependiendo éste de si el espermatozoide que logra entrar al óvulo tiene carga genética masculina o femenina.

Muchas mujeres intentan conocer la fecha exacta de su ovulación para poder manejar mejor la situación. Esto se puede saber aprendiendo a identificar los siguientes síntomas de ello, aunque no sobra aclarar que su fiabilidad es variable. 

El cambio en el mucus vaginal, que se vuelve parecido a la clara del huevo, menos espeso al tacto que lo habitual. La temperatura corporal, que aumenta con la ovulación

Te puede interesar