34 semanas de embarazo: Compartiendo la alegría

Si te resulta una buena idea, podrías hacer una lista de personas con las que te gustaría compartir el nacimiento de tu bebé.

Si te resulta una buena idea, en las 34 semanas de embarazo podrías hacer una lista de personas con las que te gustaría compartir el nacimiento de tu bebé. Si la haces con tiempo, esta lista puedes dejársela a una persona que se encargue de avisarles y disfrutar con todos ellos este momento tan especial de tu vida.

Tu cuerpo en las 34 semanas de embarazo

  • Si te cuesta dormirte a la noche intenta con algunos consejos sencillos: no duermas siesta, haz ejercicio, mantente bien hidratada. Eso sí, evita el consumo de líquido más allá de las 20 horas, para así no tener que levantarte a orinar tan frecuentemente. Si no logras dormir, es mejor levantarse y leer o mirar televisión esperando que el sueño te sorprenda nuevamente.
  • Tu cuerpo soporta cada vez más peso debido a lo avanzado de tu embarazo. Tu espalda se resiente y provoca dolores fuertes. Para ello es recomendable tengas un buen baño de inmersión para relajarte.
  • Además, tienes la sensación de que tu bebé está más bajo por la presión que ejerce en la pelvis.
  • Por otro lado, respecto a tus ansiedades y miedos, pueden aparecer tus dudas acerca del parto pre-término. En tal sentido, relájate informándote bien sobre cuáles son los signos y síntomas del parto pre -término:
  • Los cólicos parecen ser menstruales y, en ocasiones, van acompañados de diarrea, indigestión o náuseas.
  • Encontrarás un flujo acuoso, color rosado o café, acompañado de un material mucoso.
  • Fluido amniótico goteando o saliendo por tu vagina.

Tu bebé en las 34 semanas de embarazo

  • El bebé mide aproximadamente 43 cm y pesa alrededor de 2400g.
  • Durante su tiempo despierto se mueve bastante, pero al igual que un recién nacido pasa bastante tiempo durmiendo.
  • Los ojos de tu bebé ahora están abiertos cuando está despierto y cerrados cuando duerme.
  • Su sistema inmune está desarrollando defensas contra numerosas enfermedades. Si es un varón, sus testículos ya descendieron a su lugar en el escroto.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

2 semanas de embarazo, ahora la ovulación es la estrella

Saber cuándo la mujer comienza a ovular es importante para aquellas parejas que buscan el embarazo. Si bien la mayoría no detecta este ciclo, hay síntomas naturales y test que ayudan a calcular los días fértiles.

El embarazo y la ovulación tienen una relación muy cercana, es por eso que conocer en detalle este proceso es importante si estás buscando quedar en embarazo. Si bien la mayoría no detecta este momento del ciclo, hay síntomas naturales que te ayudarán a identificar estos días fértiles. Pero antes hablemos de las dos primeras semanas de embarazo, hablemos de la ovulación.

El ciclo de la ovulación

El óvulo liberado en la ovulación desciende por la trompa de Falopio hacia el útero. Los espermatozoides ascienden, nadando contra la corriente, hacia el óvulo. Al encontrarse se da lugar a la fertilización. Ya que la ovulación ocurre en la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente a los 14 días (de un ciclo normal de 28 días), este momento también hace parte de los primeros días de embarazo, más específicamente de la segunda semana de embarazo. Recuerda que para calibrar tu ”calculadora del embarazo” las semanas no se cuentan desde la fecundación del óvulo sino desde el inicio del último ciclo menstrual de la madre.

Después de 2 semanas de embarazo, no hay embarazo

Es fundamental que entendamos esto puesto que, para lograr el embarazo, es muy importante mantener relaciones sexuales antes de la ovulación ya que los espermatozoides, para llegar al óvulo, demoran un tiempo y la vida media del óvulo es de 24 horas, mientras que la de los espermatozoides varía de 24 a 48 horas.

La fertilización, que en general ocurre entre las 12 y las 48 horas de producida la ovulación, es el momento en que se define el sexo de tu bebé, dependiendo éste de si el espermatozoide que logra entrar al óvulo tiene carga genética masculina o femenina.

Muchas mujeres intentan conocer la fecha exacta de su ovulación para poder manejar mejor la situación. Esto se puede saber aprendiendo a identificar los siguientes síntomas de ello, aunque no sobra aclarar que su fiabilidad es variable. 

El cambio en el mucus vaginal, que se vuelve parecido a la clara del huevo, menos espeso al tacto que lo habitual. La temperatura corporal, que aumenta con la ovulación

Te puede interesar