34 semanas de embarazo: Compartiendo la alegría

Si te resulta una buena idea, podrías hacer una lista de personas con las que te gustaría compartir el nacimiento de tu bebé.

Si te resulta una buena idea, en las 34 semanas de embarazo podrías hacer una lista de personas con las que te gustaría compartir el nacimiento de tu bebé. Si la haces con tiempo, esta lista puedes dejársela a una persona que se encargue de avisarles y disfrutar con todos ellos este momento tan especial de tu vida.

Tu cuerpo en las 34 semanas de embarazo

  • Si te cuesta dormirte a la noche intenta con algunos consejos sencillos: no duermas siesta, haz ejercicio, mantente bien hidratada. Eso sí, evita el consumo de líquido más allá de las 20 horas, para así no tener que levantarte a orinar tan frecuentemente. Si no logras dormir, es mejor levantarse y leer o mirar televisión esperando que el sueño te sorprenda nuevamente.
  • Tu cuerpo soporta cada vez más peso debido a lo avanzado de tu embarazo. Tu espalda se resiente y provoca dolores fuertes. Para ello es recomendable tengas un buen baño de inmersión para relajarte.
  • Además, tienes la sensación de que tu bebé está más bajo por la presión que ejerce en la pelvis.
  • Por otro lado, respecto a tus ansiedades y miedos, pueden aparecer tus dudas acerca del parto pre-término. En tal sentido, relájate informándote bien sobre cuáles son los signos y síntomas del parto pre -término:
  • Los cólicos parecen ser menstruales y, en ocasiones, van acompañados de diarrea, indigestión o náuseas.
  • Encontrarás un flujo acuoso, color rosado o café, acompañado de un material mucoso.
  • Fluido amniótico goteando o saliendo por tu vagina.

Tu bebé en las 34 semanas de embarazo

  • El bebé mide aproximadamente 43 cm y pesa alrededor de 2400g.
  • Durante su tiempo despierto se mueve bastante, pero al igual que un recién nacido pasa bastante tiempo durmiendo.
  • Los ojos de tu bebé ahora están abiertos cuando está despierto y cerrados cuando duerme.
  • Su sistema inmune está desarrollando defensas contra numerosas enfermedades. Si es un varón, sus testículos ya descendieron a su lugar en el escroto.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

El Yoga y el embarazo

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc.

La actividad corporal es especialmente necesaria durante el embarazo. El cuerpo sufre una serie de cambios que afecta tu estado de ánimo y producen dolores o molestias físicas como náuseas, dolores lumbares, hinchazones de pies, estrías, etc. Para combatir estos dolores el yoga y el embarazo se llevan muy bien.

Durante la gestación de tu bebé es muy importante acompañar todos estos cambios con una actividad física que te permita relajarte mentalmente y vivir tu embarazo con la plena felicidad que mereces.

¿Cómo practicar el yoga en el embarazo?

La práctica de las meditaciones yóguicas te ayudan en este aspecto logrando un equilibrio físico y emocional. Las asanas (posturas yóguicas) permiten conectarte con tu bebé y transmitirle toda la paz y la energía positiva para un crecimiento saludable.

También reducen la ansiedad por el hijo que crece dentro de ti y el temor que causa el miedo al dolor y a lo desconocido, ayudando a conectarte con tu cuerpo y fortaleciendo tu mente para mantenerla en calma en los momentos necesarios.

Por otro lado, la pranayama (respiración yóguica) te ayuda a evitar la fatiga, la tensión nerviosa, a eliminar toxinas y te obliga a concentrarte, no perder tu ritmo e ir más allá del dolor, logrando de este modo un parto más fácil y corto.

No es necesario que te encuentres realizando yoga anteriormente para poder practicarlo durante tu embarazo. La actividad física será beneficiosa para tu salud y la de tu bebé.

No existe un yoga especial para embarazadas, sino que se adaptan las prácticas normales a las necesidades de las futuras mamás, por lo que esta práctica se realiza con grupos exclusivamente de embarazadas, que además te permiten la posibilidad de compartir tus experiencias con otras mujeres que, como tú, atraviesan por esta etapa tan bella de la vida de una mujer.

Si te das a la tarea de practicar, en intenet puedes encontrar muchas madres blogueras que adquirieron esta actividad para hacer de su embarazo una experiencia saludable. Consulta cualquier ejercicio con tu médico.

Te puede interesar