Cómo sobrellevar el calor en el embarazo

Las altas temperaturas suelen provocar malestares, y más aún durante el embarazo. Por eso, es muy importante el consumo de líquidos, estar a la sombra y un buen descanso.

El calor en el embarazo suelen provocar malestares, y más aún durante la gestación. Por eso, es muy importante el consumo de líquidos, estar a la sombra y un buen descanso.

Cómo sobrellevar el calor en el embarazo

Las altas temperaturas suelen provocar malestares, y más aún durante el embarazo. Por eso, es muy importante el consumo de líquidos, estar a la sombra y un buen descanso.

El calor del verano es generalmente difícil de sobrellevar para todos. Cuando estás embarazada, es más importante que encuentres pequeños trucos para hacerlo lo mejor posible porque eres más propensa a sufrir los famosos golpes de calor. También los cambios hormonales te pueden hacer sentir más calurosa de lo habitual.

Cosas para tener en cuenta durante el calor en el embarazo



  • Elige lugares frescos y evita las aglomeraciones de gente siempre que te sea posible. Un buen truco para mantener tu casa fresca es abrir las ventanas temprano en la mañana. Debes mantenerlas cerradas mientras pasan las horas de más calor y  abrirlas al atardecer. De esta forma la permites que ingrese frescura y evitas el ingreso del aire caliente y la fuerte luz solar.
  • La mejor ropa para el calor es la de fibras naturales y tejidos finos como el algodón, el hilo, la seda y el lino porque permiten a tu piel respirar mejor. Si tu ropa no es muy ajustada te mantendrá más fresca y cómoda, al igual que las prendas de colores claros.
  • Si tienes la posibilidad de estar en una piscina es una forma genial de sobrellevar el calor, pero trata de mantenerte a la sombra y usa un buen protector solar. Las duchas de agua fría o tibia, si no soportas el agua a temperatura tan baja sobre tu cuerpo, son otra excelente manera de sentirte mucho más fresca. Simplemente sumergir tus pies en agua fresca también te ayudará a calmar un poco el calor de tu cuerpo.
  • Los spray refrescantes son una buena opción para llevar en tu cartera y refrescar la piel de tu cara de vez en cuando. Si no quieres invertir en este producto, siempre puedes tratar de conseguir un pequeño atomizador y llenarlo de agua para que cumpla la misma función.
  • Necesitas consumir muchos líquidos. Las hormonas producidas en tu embarazo te hacen transpirar más por lo que debes tener mucho cuidado de no deshidratarte. Las bebidas para deportistas o los caldos salados te brindan muchas sales y son muy buenos para mantener tu presión arterial. Siempre que salgas acuérdate de llevar una botellita para poder tomarla en cualquier momento.
  • Para aliviar esta molestia también es bueno que salgas a caminar un poco temprano en la mañana o al atardecer cuando las temperaturas ya no son tan altas. Trata de no hacerlo en los horarios donde el calor es más intenso, generalmente entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Las comidas frescas como las ensaladas y las frutas son otra buena forma de aliviar un poco el calor, además no te caen pesadas y te ahorras el esfuerzo de cocinar parada durante un buen rato, lo cual intensifica el calor. Trata de evitar este tipo de actividades, como utilizar el horno por muchas horas o la plancha. El calor cansa mucho, así que siempre que puedas es bueno tomar una pequeña siesta para descansar un poco. El calor excesivo puede afectar tu embarazo, así que evita utilizar saunas y baños de inmersión.

Te puede interesar

2 semanas de embarazo, ahora la ovulación es la estrella

Saber cuándo la mujer comienza a ovular es importante para aquellas parejas que buscan el embarazo. Si bien la mayoría no detecta este ciclo, hay síntomas naturales y test que ayudan a calcular los días fértiles.

El embarazo y la ovulación tienen una relación muy cercana, es por eso que conocer en detalle este proceso es importante si estás buscando quedar en embarazo. Si bien la mayoría no detecta este momento del ciclo, hay síntomas naturales que te ayudarán a identificar estos días fértiles. Pero antes hablemos de las dos primeras semanas de embarazo, hablemos de la ovulación.

El ciclo de la ovulación

El óvulo liberado en la ovulación desciende por la trompa de Falopio hacia el útero. Los espermatozoides ascienden, nadando contra la corriente, hacia el óvulo. Al encontrarse se da lugar a la fertilización. Ya que la ovulación ocurre en la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente a los 14 días (de un ciclo normal de 28 días), este momento también hace parte de los primeros días de embarazo, más específicamente de la segunda semana de embarazo. Recuerda que para calibrar tu ”calculadora del embarazo” las semanas no se cuentan desde la fecundación del óvulo sino desde el inicio del último ciclo menstrual de la madre.

Después de 2 semanas de embarazo, no hay embarazo

Es fundamental que entendamos esto puesto que, para lograr el embarazo, es muy importante mantener relaciones sexuales antes de la ovulación ya que los espermatozoides, para llegar al óvulo, demoran un tiempo y la vida media del óvulo es de 24 horas, mientras que la de los espermatozoides varía de 24 a 48 horas.

La fertilización, que en general ocurre entre las 12 y las 48 horas de producida la ovulación, es el momento en que se define el sexo de tu bebé, dependiendo éste de si el espermatozoide que logra entrar al óvulo tiene carga genética masculina o femenina.

Muchas mujeres intentan conocer la fecha exacta de su ovulación para poder manejar mejor la situación. Esto se puede saber aprendiendo a identificar los siguientes síntomas de ello, aunque no sobra aclarar que su fiabilidad es variable. 

El cambio en el mucus vaginal, que se vuelve parecido a la clara del huevo, menos espeso al tacto que lo habitual. La temperatura corporal, que aumenta con la ovulación

Te puede interesar