Leyéndole a tu bebé

La lectura estimula la capacidad de pensamiento del bebé y lo ayuda en el desarrollo del lenguaje. ¿Qué libros son recomendables para leer durante sus primeros meses?

Leer es una actividad maravillosa que seguramente tú también vas a disfrutar junto a tu bebé. Comenzar a leerle cuentos desde que es chiquito, en general, hace que los pequeños cuando crezcan sean entusiastas lectores. Por sobre todo, leer tiene muchas ventajas para tu bebé porque lo ayuda a desarrollar su capacidad de pensamiento, sus habilidades en el lenguaje y a reconocer e incorporar nuevas palabras.

A la hora de ir a dormir, es un hábito que lo ayudará a conciliar el sueño más rápidamente, a descansar mejor y también será un espacio íntimo para cerrar el día.

Hay libros para cada etapa del proceso de crecimiento. Para iniciar la lectura durante los primeros meses del bebé, te sugerimos que elijas:

• Libros sólo con imágenes, sin palabras y de tapa y páginas de cartón duro. Estos estimulan visual y mentalmente a tu bebé y a la vez lo animan a que cree sus propias historias. Además, como los usarás con frecuencia, son una buena idea porque resisten mejor el uso y las manitos de tu hijo.
• Los de páginas coloridas con palabras simples son ideales si tu bebé disfruta con los colores vivos y también lo ayudan a procesar información sencilla.
• Son divertidos los libros con mucha rima, melodía y repetición. Las rimas son especialmente buenas porque te ayudan al leer y así, tu bebé disfrutará aún más de la experiencia.
• En las librerías encontrarás mucha variedad. Existen libros interactivos que los pequeños a partir de los 6 meses disfrutan mucho porque los animan a interactuar físicamente con las páginas. Tienen texturas, sonidos y colores.
• La trama (si hay) debe ser muy simple. Los libros que identifican objetos familiares en vez de ofrecer una trama son también muy buenos.

Te puede interesar

Sus primeros pasitos

De los nueve a los once meses la mayoría de los bebés comienzan su entrenamiento para caminar. Paso a paso, van logrando el control de su cuerpo y el equilibrio que necesitan.

 

1. Arriba y abajo de las escaleras
Alrededor del momento en el que tu bebé ya se sienta sin balancearse y puede andar en cuatro patas, rápidamente descubre las escaleras. No te sorprendas si tu hijo quiere pasar horas en ella. Subir gateando no es ningún problema. El problema está en bajarlas. Con un poco de ayuda de su personal trainer (¡tú!) eventualmente le encontrará la vuelta. Pero recuerda, incluso después de que se haya graduado con un “master en escaleras”, no dejar nunca solo a tu bebé en las escaleras, ni cerca de ellas. Cuando no puedes estar allí para supervisar, pon siempre una baranda de seguridad en el lugar.

2. Parándose
Muy pronto tu bebé estará agarrándose de la baranda de su cuna, de las patas de la silla o de cualquier otra cosa que le permita mantenerse parado. Una vez arriba, tal vez quiera permanecer así todo el tiempo, incluso mientras lo vistes o lo cambias. Encontrará formas de desplazarse: un pequeño paso para el bebé, un salto gigante para convertirse en un deambulador hecho y derecho.

3. Con una ayudita de mis papás
Muchos bebés tienen muchas ganas de caminar, incluso a pesar de que no pueden mantener su equilibrio. Quizás veas a tu bebé hacer pasitos de costado mientras se agarra de la baranda de su cuna o del borde de la mesa. Muchos bebés también adoran practicar sus pasos mientras están agarrados de tus dos dedos índices.

4. Más allá de caminar: habilidades motoras. 
No son solo los llamados “movimientos motores” como el caminar los que están progresando en esta etapa. En los próximos meses, verás que las habilidades motoras de tu bebé, como la coordinación vista-mano, están mejorando increíblemente. Tu hijo muy pronto estará levantando pequeños pedacitos de comida, como cereales, con su pulgar y dedo índice, en vez de usar el "agarrando con una manopla" de los meses anteriores. Los bebés disfrutan poniendo cosas dentro de recipientes, como latas vacías de café, y luego tirándolas afuera. Transforma estas actividades en juegos divertidos para tu bebé y así estimularás estas nuevas habilidades.

Te puede interesar