Organizando el cumple de 2 anitos

Es increíble cómo ha pasado el tiempo: tu bebé ya cumple los dos años y se viene su segunda fiestita.

Aunque el primer cumpleaños ha quedado en el olvido, resulta muy excitante para tu nene de 2 años la idea de que se acerca la fecha especial de la que todos hablan. Es una buena idea sacar el tema unos días antes: decirle que falta poco para el gran día, explicarle que ahora tiene 1 año y que pronto va a tener 2.

A los chicos les gusta mucho que los adultos reconozcan sus logros. Verás con qué orgullo a partir de ahora irá agregando deditos a la mano cada vez que le pregunten “¿Cuántos años tienes?”.

¡Su fiestita!

Si tu niño no va todavía a un jardín y el festejo va a ser en casa, piensa que es una excelente oportunidad para iniciar su aprendizaje sobre los placeres y las formalidades de los festejos.
Es muy bueno festejar la llegada de cada invitado y tomarse un buen tiempo para abrir el regalo, mirarlo y agradecerlo. Esto no sólo funciona para enseñar buenos modales sino también para extender la satisfacción de ser el rey o la reina de la fiesta.

También es una buena oportunidad para continuar trabajando el concepto de compartir. Explícale que van a venir otros bebés y que puede mostrarles y prestarles sus juguetes.

Si la mayoría de los invitados son adultos, no pierdas de vista al cumpleañero por atenderlos. Cada tanto, controla que se llame la atención sobre alguna de sus gracias, para que sienta bien claro que es el o la protagonista del festejo.

Sus primeros pasitos

De los nueve a los once meses la mayoría de los bebés comienzan su entrenamiento para caminar. Paso a paso, van logrando el control de su cuerpo y el equilibrio que necesitan.

 

1. Arriba y abajo de las escaleras
Alrededor del momento en el que tu bebé ya se sienta sin balancearse y puede andar en cuatro patas, rápidamente descubre las escaleras. No te sorprendas si tu hijo quiere pasar horas en ella. Subir gateando no es ningún problema. El problema está en bajarlas. Con un poco de ayuda de su personal trainer (¡tú!) eventualmente le encontrará la vuelta. Pero recuerda, incluso después de que se haya graduado con un “master en escaleras”, no dejar nunca solo a tu bebé en las escaleras, ni cerca de ellas. Cuando no puedes estar allí para supervisar, pon siempre una baranda de seguridad en el lugar.

2. Parándose
Muy pronto tu bebé estará agarrándose de la baranda de su cuna, de las patas de la silla o de cualquier otra cosa que le permita mantenerse parado. Una vez arriba, tal vez quiera permanecer así todo el tiempo, incluso mientras lo vistes o lo cambias. Encontrará formas de desplazarse: un pequeño paso para el bebé, un salto gigante para convertirse en un deambulador hecho y derecho.

3. Con una ayudita de mis papás
Muchos bebés tienen muchas ganas de caminar, incluso a pesar de que no pueden mantener su equilibrio. Quizás veas a tu bebé hacer pasitos de costado mientras se agarra de la baranda de su cuna o del borde de la mesa. Muchos bebés también adoran practicar sus pasos mientras están agarrados de tus dos dedos índices.

4. Más allá de caminar: habilidades motoras. 
No son solo los llamados “movimientos motores” como el caminar los que están progresando en esta etapa. En los próximos meses, verás que las habilidades motoras de tu bebé, como la coordinación vista-mano, están mejorando increíblemente. Tu hijo muy pronto estará levantando pequeños pedacitos de comida, como cereales, con su pulgar y dedo índice, en vez de usar el "agarrando con una manopla" de los meses anteriores. Los bebés disfrutan poniendo cosas dentro de recipientes, como latas vacías de café, y luego tirándolas afuera. Transforma estas actividades en juegos divertidos para tu bebé y así estimularás estas nuevas habilidades.

Te puede interesar