Reflujo gastroesofágico en bebés

Hoy les contaré todo lo referente al reflujo en los bebés, motivo muy frecuente de consulta al pediatra, aunque de resolución espontánea en la gran mayoría de bebés.

El reflujo gastroesofágico (RGE) en los bebés puede ser fisiológico(o sea normal) o patológico, caso en el cual se deben realizar pruebas, recetar medicación y en algunos casos incluso realizar cirugía, aunque es poco frecuente en los bebés.

¿Qué es el reflujo?

Es cuando el contenido gástrico (leche o alimentos) retorna del estómago hacia el esófago y es expulsado ya sea por vómitos (expulsión vigorosa del contenido gástrico)  o regurgitación (cuando la leche es expulsada suavemente por la comisura labial), llamada también agrieras o agruras en algunos países.

¿Porqué se produce el reflujo en bebés?

Se produce cuando el esfínter esofágico inferior (que es el músculo entre el esófago y el estómago) no se cierra adecuadamente, generalmente por inmadurez propia de la corta edad del bebé, y al no "cerrar bien " permite que la leche retorne al esófago y sea expulsada.

 

¿Cuáles son los principales síntomas de reflujo en bebés?

  • Vómitos o regurgitaciones frecuentes.
  • Irritabilidad, sobre todo después de comer.
  • Dificultad para dormir bien.
  • Cólicos más intensos y prolongados en tiempo (hasta 3 horas).
  • Tos, sensación de ahogo, problemas respiratorios frecuentes junto con sibilancias.
  • Rechazo a la comida.
  • Pérdida de peso o problemas para ganarlo.
  • Arquear pronunciadamente la espalda tirando la cabeza hacia atrás cuando está comiendo o justo después.

¿Qué tan común es el reflujo en los bebés?

El RGE es muy común en los bebés. Tiene su pico máximo entre el primer y el cuarto mes de edad, pero tiende a resolverse aproximadamente a los seis meses, cuando el bebé inicia sus primeras papillas, su postura se vuelve más erguida y domina mejor su tronco. Pero en algunos niños, el reflujo puede perdurar hasta los 18 a 24 meses de edad.

 

¿Cuál es el tratamiento del reflujo?

Normalmente las mamás y papás acuden con preocupación porque sus bebes botan la leche. Como pediatra lo primero que hago es calmarlos y explicarles que si sus hijos vomitan o regurgitan pero suben de peso y talla de manera normal, si son bebés felices e incluso después de vomitar quieren seguir tomando leche, pueden estar tranquilos, a un bebé así lo denominamos como " el vomitador feliz" donde lo único que debemos hacer es esperar a que el esfínter madure con la edad y los vomitos se detengan. Pero si por el contrario, un bebé con reflujo no gana peso o incluso lo pierde, si es muy irritable, si presenta arqueamiento de la espalda durante o después de comer, si rechaza la leche o presenta cuadros de sibilancias (silbido en el pecho) frecuentes, se debe poner en tratamiento terapéutico cuanto antes.

 

¿Medicamentos para el reflujo en bebés?

Para el reflujo se recomiendan desde fórmulas espesadas (aún en discusión), pasando por adoptar ciertas posturas, - y en este punto quiero recalcar que los bebés antes de los seis meses siempre deben dormir boca arriba para disminuir la posibilidad de muerte súbita- también se emplea medicación como inhibidores de la bomba de protones (IBP) siendo el Omeprazol el más usado en los bebés, que actúa reduciendo la cantidad de ácido del estómago. También están los bloqueadores H2 como la Ranitidina que bloquean la producción de ácido; los procinéticos como la domperidona que ayudan a mejorar la tonicidad del esfínter esofágico para que el contenido estomacal sea vaciado con más rapidez. Y finalmente, si se han agotado todos los tratamientos médicos y el bebé aún no gana peso ni talla, además de otras complicaciones, se opta por un procedimiento quirúrgico llamado fundoplicatura.

Algunas recomendaciones para evitar o disminuir el reflujo:

  • Evitar alimentar al bebé con grandes cantidades y hacerlo en porciones más pequeñas y más frecuentes.
  • Hacer eructar al bebe después de alimentarlo.
  • Mantener al bebé en posición vertical al menos 30 minutos después de alimentarlo.
  • Consultar con el pediatra si es recomendable espesar la leche con algún cereal o cambiar a una fórmula antireflujo.

Tambien te puede interesar: ¿Cómo alimentar a un bebé con reflujo?

Mi recomendación es que siempre que un bebé vomite con cierta frecuencia hay que consultar con el pediatra, ya que aunque en la mayoría de casos el reflujo en bebés será pasajero y mejorará conforme crezca e inicie sus primeras papillas, en algunos bebés será necesario investigar otras enfermedades subyacentes y quizás remitirlo a un gastroenterólogo pediatra.

Dr. Fernando Sumalavia González

Pediatra

 

 

Te puede interesar

Incrementa el suministro de leche

Incrementa el suministro de leche

Antes de comenzar un programa para aumentar tu suministro de leche, es importante asegurarse de que esto es lo que necesitas hacer. Muchas madres asumen que no tienen suficiente leche para alimentar a su bebé o incluso que su leche es demasiado "débil" o de mala calidad. Tanto así que una de las razones más comunes dadas por las madres para dejar de amamantar es porque sienten que no están produciendo suficiente leche materna. Sin embargo, para la mayoría de las madres que amamantan, la oferta de leche no es el problema. El comportamiento de un bebé puede deberse a todo tipo de razones y no sólo a su consumo de leche. El llanto, la inestabilidad, la vigilia y las protestas se deben a menudo a la sobre estimulación y el cansancio, más que al hambre.

El bajo suministro de leche materna suele ser un problema temporal. Con un par de días usando algunas estrategias para aumentar la oferta, la mayoría de las madres logran producir más leche.

• ¿Aumentando de peso regularmente? Un aumento de peso promedio para los bebés desde el nacimiento hasta los 3 meses es de alrededor de 150-200 gramos por semana, de 3-6 meses una ganancia de 100-150 gramos por semana y de 6-12 meses una ganancia de alrededor de 70-90 gramos por semana.

• ¿tiene buen color de piel y tono muscular? ¿Se ve bien y como si estuviera ganando peso?

• ¿creciendo y dejando atrás sus pequeños trajes y pañales de recién nacido? ¿Tiene pocos pliegues de grasa en las piernas y los brazos o éstos se ven delgados y "escamosos?"

• ¿volviendo al peso de nacimiento (o cerca) aun después de dos semanas de edad?

• ¿Sigue sobre la misma línea de percentil de crecimiento para su peso, la longitud de la circunferencia de la cabeza y su talla? ¿O, está yendo de una línea a otra?

• ¿alerta, sensible y animado? ¿O siempre tiene sueño y es difícil de despertar?

• ¿alimentándose activamente y fuertemente del seno? ¿Se despierta y quiere alimentarse regularmente?

• ¿ensuciando al menos 6 pañales al día? ¿Son sus heces doradas y suaves? A pesar de que no defeque muy a menudo, si la consistencia de sus heces es suave, entonces su ingesta de leche es suficiente.

Razones comunes por las que los bebés pueden querer alimentarse con más frecuencia

• Para mayor comodidad y tranquilidad. Los bebés tienen un fuerte impulso por chupar y a menudo sólo quieren sentirse cómodos por lo que quieren chupar, aunque no tengan hambre.

• La demanda frecuente de leche ayuda a establecer el suministro necesario.

• Debido a que son muy pequeños. Debido al pequeño tamaño de su estómago y su cuerpo en general, los recién nacidos necesitan alimentarse con frecuencia.

• Cuando pasan por un escalón en su crecimiento, los bebés necesitan ingerir más kilojulios (energía) para soportar el proceso. Exigir ser alimentados frecuentemente es una forma de satisfacer sus necesidades nutricionales.

• Suministro de leche bajo. La lactancia materna depende de un principio de oferta y demanda. Cuanta más leche necesite un bebé, más veces querrá alimentarse y a su vez, más leche materna producirá su madre.

• A veces los bebés quieren alimentarse con más frecuencia si no están del todo bien. La leche materna tiene anticuerpos de origen natural que ayudan a combatir infecciones. La alimentación frecuente ayuda a soportar el sistema inmune en la lucha contra las infecciones virales y bacterianas.

Formas para aumentar el suministro de leche materna

• Asegúrate de que tu bebé esté bien ubicado y conectado correctamente a tu seno. Ellos necesitan estar de frente a ti: "pecho al pecho y mentón a seno".

• El contacto piel a piel puede ayudar. Desnuda a tu bebé y déjalo únicamente con su pañal. Sostenlo cerca de tu cuerpo, esto ayudará a mantenerlo despierto y a aumentar la actividad de tus hormonas de la lactancia.

• Amamanta con frecuencia y alienta a tu bebé a chupar cuando quiera, pero no permitas que tu bebé use ambos senos cuando quiera.

• Trata de tener a tu bebé cerca todo el tiempo. La ausencia o la distancia derivada de un regreso temprano al trabajo, el uso excesivo de soportes mamarios (que restringen el acceso del bebé a su madre) o enfocarse demasiado en los períodos de sueño del bebé pueden afectar a la frecuencia de las alimentaciones.

• Trata de "tapar" tus senos después de una hora de estar amamantando.

• Alterna tus senos. Cuando tu bebé comience a incomodarse con un seno, cámbialo de lado. Puedes hacerlo varias veces en cada alimentación.

• Trata de ofrecerle cada uno de tus senos dos veces en cada alimentación. A veces tu bebé querrá alimentarse más o menos, pero generalmente necesitan alimentarse cada dos horas para aumentar la producción de leche en su madre.

• Cuando estés amamantando, masajea y comprime tus senos al mismo tiempo que tu bebé esté chupando. Esto puede ayudar a vaciar la mama y a su vez, ayuda a producir más leche.

• Trata de vaciar al menos una mama en cada alimentación. Puedes necesitar extraer la leche de la otra por comodidad o por tener una reserva en caso de que tu bebé no esté interesado en alimentarse directamente de ti.

• Extrae la leche después de amamantar, ya sea con tu mano o con una bomba. Puedes almacenar la leche materna extraída y ofrecérsela a tu bebé como alimento complementario si sientes que lo necesita.

• No le ofrezcas a tu bebé un chupo. Si quiere chupar algo por placer ofrécele tu pecho.

• Trata de llevar una dieta sana y nutritiva. Evita ingerir altas cantidades de bebidas con cafeína como el té y el café.

• Descansa todo lo que sea posible. Si te levantas con frecuencia durante la noche, entonces es realmente importante tratar de hacer una siesta durante el día. Dormir una hora puede hacer una diferencia en el suministro de leche materna y sobre los niveles de energía.

• Trata de mantener la calma y relajarte. La lactancia puede verse afectada por los niveles de estrés de la madre y la producción de leche funciona más eficientemente cuando la madre no se siente ansiosa.

• Pasa tiempo con tu bebé y concéntrate en disfrutarlo. Cuando ves la lactancia materna como una carga, se afecta el placer del cuidado y el suministro de leche.

• Rodéate de personas que apoyen tu decisión de amamantar. El apoyo de tu pareja, tu familia y tus amigos puede marcar la diferencia.

• Acepta todas las ofertas razonables de apoyo. La limpieza de la casa, el cuidado de niño y el hacer compras puede ahorrarte energía valiosa que puedes dirigir a la producción de leche.

• Sé confidente y positiva. Convéncete de que la lactancia materna es uno de los procesos más naturales del mundo. Tu cuerpo sabe lo que tiene que hacer, así que date tiempo y sé paciente.

• Evita dar a tu bebé leche de fórmula, biberones o nutrición que no sea la leche materna. Un bebé hambriento tiende a chupar más eficientemente y vaciar el pecho. Factores que tendrán el efecto más positivo sobre sus senos y la producción de leche.

• Habla con tu médico para obtener medicamentos (a continuación) para ayudar a aumentar el suministro de leche. Esto puede ser muy eficaz, especialmente cuando se toma dentro de los primeros tres meses después del nacimiento.

Directrices para la toma de Motilium / Domperidone

Puede tomar una semana o más para que los beneficios de Domperidone se vuelvan evidentes. Para obtener mejores resultados, Domperidone debe tomarse junto con la lactancia frecuente y regular.

Al empezar Después de algunos días Cuando el suministro de leche se ha estabilizado Cómo funciona Domperidone
1 tableta (10mgs) tres veces al día 2 tabletas (20mgs) tres veces al día 1 tableta (10mgs) tres veces al día antes de detener la medicación Este es un medicamento normalmente prescrito para náuseas y vómitos. Pero también tiene el efecto de impulsar la hormona prolactina.
Trate de tomarlas cada 8 horas Mantén esta dosis durante el tiempo que tu médico lo indique. Es importante no tomar más de 80 mg de Domperidone en un día.

Referencia: The Royal Women's Hospital Victoria Australia Hoja informativa. Domperidone para aumentar el suministro de leche materna.  www.thewomens.org.au/breastfeeding

Los efectos secundarios de Domperidone incluyen:

• Sequedad en la boca.

• Erupción cutánea.

• Dolores de cabeza.

• Sensación de sueño.

• Aunque Domperidone se mezcla con la leche materna no se considera que haya ningún riesgo para los bebés.

Causas del bajo suministro de leche materna

• Cuando una madre se ha sometido previamente a una cirugía en sus senos, como un aumento o reducción. Aunque los cirujanos tienen como objetivo mantener el mayor número posible de tejido mamario para lactancia, la cirugía todavía puede tener cierto impacto, ya que separar las vías nerviosas y los conductos que conducen desde el seno hasta el pezón puede causar problemas.

• Cuando existe infección mamaria, como mastitis o aftas de los pezones.

• Cuando un bebé no tiene una técnica fuerte y coordinada de chupar y tragar.

• Cuando un bebé no está bien conectado al seno. Si no estás segura del apego de tu bebé, consulta con tu pediatra o con tu profesional de la salud.

• Cuando se están tomando algunos medicamentos como la píldora anticonceptiva.

• Cuando hay cambios hormonales en una madre como la menstruación, la concepción o la toma de hormonas artificiales.

• Cuando hay insuficiencia en el proceso de amamantado y no hay suficiente estimulación y vaciado de la mama.

• Cuando se fuma tabaco, se bebe alcohol o se ingieren drogas ilícitas.

• Cuando hay embarazo.

• Cuanto se están tomando medicamentos de venta libre inhiben la producción de leche materna, así como algunos remedios "naturales" que pueden afectar la cantidad de leche que se produce.

• Cuando la lactancia es dolorosa como cuando una madre tiene pezones sensibles. Esto puede inhibir la lactancia.

• Cuando se le dan alimentos sólidos al bebé demasiado pronto haciendo que no se interese en chupar eficazmente el pecho.

Te puede interesar